El día domingo 29 de octubre se vivió una jornada muy especial en el IAPB. Lo anterior, debido a que recibimos la visita de la diáspora croata latinoamericana, que desde hace algunos años se reúne anualmente en diferentes países. Este año le tocó el turno a la colonia chilena.

Entre los asistentes estaban croatas de Perú, Bolivia, Argentina, Croacia, Chile, Ecuador, España, entre otros. Las actividades del encuentro comenzaron el martes 24 en Santiago y tenían el objetivo de establecer un proceso de acercamiento de la comunidad croata en Latinoamérica, tanto para estrechar lazos como para favorecer las relaciones comerciales y los negocios.

El cierre se realizó el domingo en la Hacienda San Vicente con un recorrido por las instalaciones del instituto y, posteriormente, un cóctel en la casona de la hacienda. El motivo de que el IAPB fuera elegido para ello es la labor del filántropo croata Pascual Baburizza Soletic y la continuidad de su legado por don Andrónico Luksic Abaroa.

            La iniciativa fue impulsada por la embajadora de Croacia, señora Nives Malenica, quien nos invitó a participar como anfitriones. La señora Paola Luksic, por su parte, entregó todo el apoyo necesario para la adecuada realización de esta jornada. Además de ellas, también asistieron otras personas de gran importancia, como el cónsul honorario de Croacia en Santa Cruz y la señora Iris Fontbona.

Para la señora Myriam Riquelme, directora del instituto, el cierre de este encuentro “ha sido halagador. Tener a tantos croatas conociendo nuestra escuela realmente te llena de orgullo”.

Algunos asistentes compartieron sus impresiones sobre este encuentro:

- “Yo estoy muy feliz, todas estas personas son muy amables. Estoy aprendiendo sobre la política chilena y exterior. Pienso que todo curso internacional es muy interesante” (Igor Bakovic, consejero del alcalde de Split en ciencia y cultura, y miembro de la Academia Diplomática Andrés Bello de Chile).

- “Primera vez que vengo a este lugar, (es) maravilloso. Es un encuentro de todos los croatas de Sudamérica, nos juntamos muchas personas en este encuentro de negocios, lenguas e idiomas. La actividad fue fabulosa, este es un legado que nos dejó don Pascual Baburizza y del cual los Luksic se han hecho cargo. La implementación la encontré maravillosa, las salas, todo muy bien pensado” (Kathia Sapunar, directora de la Fundación Baburizza).

- “Me agrada mucho encontrar a gente de la diáspora croata, porque eso significa que podemos estrechar lazos e intentar unirnos con más fuerza, porque nosotros, especialmente, estamos es un lugar muy lejano, y a pesar de la tecnología siempre es bueno tener el contacto físico con las personas […] Yo no soy de esta zona, encuentro maravilloso esto, hace rato que me está alumbrando el sol […] También quiero poner en conocimiento mi admiración a don Andrónico, de descendencia croata, y a su familia que sigue proyectando esta labor en beneficio de los niños y jóvenes chilenos” (Marko Matulic, presidente del Club Croata de Punta Arenas).

- “Tenemos una comunidad grande, muy destacada, que ocupa muy importantes posiciones en todos los sectores de la vida, en todos los países, especialmente en Chile, que contribuyeron en todas sus cinco generaciones en el desarrollo y construcción de este país. Yo quise obtener más unidad entre las comunidades croatas para que se conozcan mejor, que hagan negocios. Esta comunidad croata me abre todas las puertas, justo por estas personalidades que son tan destacadas y que son un orgullo para nosotros. Se trata de crear conciencia de un lobby croata, que ya existe, solo que la gente de descendencia croata no está consciente de eso […] Muy agradecida a la familia Luksic, a la directora de Instituto Pascual Baburizza y a todos sus integrantes por esta maravillosa organización de un recorrido para conocer más de la institución y la idea que hay detrás de ella, porque se trata de una institución cuyos integrantes que están atrás son dos croatas: uno de la familia Baburizza, que llegó desde Croacia, de la región de Dubrovnik, más al sur; y el señor Andrónico Luksic y la fundación que ellos tienen, que nos permite ver la obra de una vida que no solo tiene buenas ideas, visión y un trabajo duro y dedicado, sino que ambas personas comparten la idea de gran filantropía, y por eso me gustaría mostrarlo y compartir con la comunidad croata que nos llegó desde Bolivia, Ecuador, Perú, pero también desde Brasil, Argentina, de Paraguay y de Uruguay, porque es muy lindo siempre identificarse con la familia o la gente de su propia descendencia que han hecho una contribución al desarrollo de un país, y creo que es el caso en todo el continente de América del sur con la comunidad croata” (Nives Malenica, embajadora de Croacia en Chile, con corriente en Bolivia, Perú y Ecuador).